Alto a la Represión del Gobierno Federal en Oaxaca

Liga de trabajadores por el socialismo-contracorriente y Liga de Unidad Socialista / en la ediccion de Socialist Action, Deciembre 2006

El día de ayer [25 de noviembre], después de una megamarcha masiva de repudio a Ulises Ruiz, miles de efectivos de la PFP, apoyados por la policía ministerial y las caravanas de la muerte de paramilitares priistas, arremetieron con saña contra los combativos compañeros de la APPO, en lo que ha sido la jornada mas violenta en estos últimos seis meses de lucha.

Nuestros compañeros en Oaxaca, que mantenían el cerco a la PFP fueron atacados con balas de fuego de armas largas, gases lacrimógenos, piedras y tanquetas, y el campamento de Santo Domingo fue incendiado. Un grupo paramilitar atacó desde dos camionetas, lanzando más de 100 disparos de balas de plomo y asesinando a tres compañeros (llevándose los cuerpos de dos de ellos).

Además, hasta el momento hay más de cien detenidos y decenas de desaparecidos. Durante la noche las tanquetas de la policía arremetían contra todo lo que se movía por las calles, deteniendo a diestra y siniestra mientras los asesinos de URO recorrían la ciudad con sus metralletas.

Las bandas de la PFP han entrado a los hospitales para llevarse a los compañeros heridos, lo que fue evitado por la valiente defensa de los trabajadores de la salud.

Según el gobierno y la PFP la intención es “restablecer el orden” mediante la ejecución de todas las órdenes de aprehensión contra miembros de la APPO, en lo que se ha convertido en una verdadera cacería de brujas que es característica de los métodos que utilizó el viejo priato en los años ’60s y ’70s. Mientras tanto, nuestros compañeros intentan reorganizarse y resisten contra la brutal ofensiva.

El gobierno de Fox y el PRI demuestran así que intentarán, por la vía de la más despiadada represión, acallar al heroico pueblo de Oaxaca, que continua en pie de lucha.

Hay un pacto reaccionario entre el PAN y el PRI, para liquidar a este movimiento de lucha, evitando que pueda ser un referente para los trabajadores, los campesinos y la juventud de todo el país (y para los sectores que están luchando en defensa de sus derechos, como los cañeros y bachilleres).

Con esta represión quieren crear las condiciones para que el nuevo gobierno entreguista y proimperialista de Calderón pueda instalarse sin sobresaltos este 1 de diciembre, dejando la vía libre para que prisitas y panistas consensuen, en el Congreso de la Unión, los planes contra las masas. Y evitando que el odiado y represor Ulises Ruiz caiga como resultado de la resistencia popular, para que luego puedan pactar un recambio institucional que preserve al PRI en el estado y a las instituciones antidemocráticas.

Frente a esta artera agresión el pueblo oaxaqueño debe apelar a la legítima autodefensa y reorganizarse para responder a esta oleada de muerte y represión orquestada desde la secretaria de gobernación, el gobierno federal, Calderón y el PRI.

Es urgente la solidaridad activa y en las calles en todo el país. Sólo la movilización obrera y popular frenará la represión contra los trabajadores, campesinos, indígenas y estudiantes oaxaqueños. Las acciones masivas y contundentes no pueden esperar más.

Los grandes sindicatos que agrupan a cientos de miles de trabajadores en todo el país, deben hacer efectiva la solidaridad de clase con nuestros hermanos oaxaqueños. La dirección del SME, de la UNT, del sindicato minero, de la CNTE a nivel nacional, deben convocar ya al paro nacional para evitar un baño de sangre, bajo un pliego de demandas que unifique la primera y urgente lucha contra la represión y en apoyo a las demandas de la APPO, con las demandas de distintos sectores de trabajadores contra el gobierno (como la lucha contra el aumento de precios en la leche y la gasolina, contra las privatizaciones).

Deben demostrar que están del lado de los trabajadores y frenar la brutal ofensiva contra el pueblo de Oaxaca.

De la misma forma, los sindicatos, la “otra campaña” y las organizaciones obreras y de izquierda, así como las organizaciones que se reivindican democráticas y todos los que recientemente se manifestaron contra la represión (como la CND), debemos organizar la movilización contra la represión, con una gran marcha de solidaridad y acciones en todo el país, poniendo todas nuestras fuerzas al servicio de la elemental tarea de defender al pueblo de Oaxaca.

Impulsemos de manera unitaria un plan nacional de movilización, encabezado por los sindicatos y las organizaciones populares, para frenar este ataque, comenzando a formar una Coordinadora Nacional contra la Represión y en defensa del pueblo de Oaxaca.

¡Abajo la represión de la PFP y las caravanas de la muerte contra el pueblo de Oaxaca!

¡Fuera las fuerzas represivas de la entidad!

¡Fuera Ulises Ruiz! ¡Abajo todas las actas penales contra integrantes de la APPO!

¡Aparición con vida de todos los desparecidos! ¡Libertad inmediata e incondicional a todos los presos políticos!