Una Carta Abierta

Discutamos la Reforma Migratoria: Una Carta Abierta

En 2010, dos propuestas de una Reforma Migratoria Comprensiva salieron a un nivel nacional. Más allá que una reforma que refuerza la militarización de las fronteras y excluye a muchas personas, Acción Socialista siempre ha luchado para una legalización justa para todos los inmigrantes y trabajadores sin documentos. Así que varios miembros de Acción Socialista participaron en una red nacional de activistas para responder a las propuestas de reforma migratoria y proponer algo mejor. Esta es la carta que desarollamos en conjunto.

Esta carta fue iniciado por parte del Grassroots Immigrant Justice Network, un grupo recientemente formado por líderes en el movimiento para los derechos de los inmigrantes y el movimiento laboral en diferentes partes del país. Miembros iniciales incluyen a Isabel Garcia, David Silva Villalobos, Carlos Arango, Juan Jose Bocanegra, Nativo Lopez, David Bacon, Lisa Luinenburg, Cristobal Cavazos, John Steinbach, Daniela Ortiz-Bahamonde, George Shriver, Eduardo Quintana, Jason McGahan, y Domingo Gonzales.

A pesar de que el clima político parece incierto, estamos proponiendo un enfoque diferente para discutir una Reforma de Inmigración Comprensiva. Necesitamos generar un debate nacional basado en inmigración como una movilidad de labor y una cuestión de derechos humanos, no una cuestión de seguridad nacional y sanciones. Los inmigrantes han hecho vastas contribuciones a los EEUU, y deberían de ser otorgados con el derecho de vivir aquí legalmente y sin miedo. Deberíamos de reconocer a la migración como el fenómeno global que es, y enfocarnos en sus causas económicas.

Mantenemos que el debate nacional acerca de la reforma migratoria debería de incluir los siguientes principios:

1. Construir puentes entre la gente de los EEUU y México en vez de paredes que los segreguen y los vuelvan en competidores en una lucha de sobrevivencia. Tomar acción inmediata para detener las muertes a lo largo de la frontera y terminar con la militarización de la frontera.

2. Analizar los efectos de acuerdos de libre comercio como NAFTA en las economías de países “remitentes”. Terminar todas las políticas económicas y extranjeras que dejan a la gente en países “remitentes” sin otra opción que migrar para poder mantener a sus familias.

3. Proveer un programa claro y fácil de legalización para los millones de inmigrantes indocumentados que han construido sus hogares aquí y han contribuido grandemente a la prosperidad de la economía de los EEUU. Todos los inmigrantes merecen los derechos completos concedidos a los ciudadanos de los EEUU, no un estatus de segunda clase.

4. Despejar la acumulación de los cientos de miles de inmigrantes que han estado esperando para legalizar su status desde la Reforma de Inmigración y Acta de Control de 1986. Permitir a más familias que se reúnan con sus seres queridos al expandir la definición de “familia” bajo la ley migratoria actual.

5. Programas de trabajadores legales del estilo Bracero bajo cualquier otro nombre no tienen lugar en una reforma humana de inmigración. Protecciones de trabajo aumentadas para los trabajadores inmigrantes también deberían de incluir la libertad de movimiento entre trabajos y a través de fronteras nacionales.

6. Terminar la criminalización de trabajo a través del uso de auditorías 1-9, E-Verify, “redadas silenciosas”, y otras tácticas usadas para llevar a cabo despedidas masivas de trabajadores. Todos los trabajadores, incluyendo los inmigrantes, tienen el derecho a trabajar y a buscar trabajo sin el miedo de represalias.

7. Los inmigrantes y sus familias tienen el derecho a vivir en sus comunidades sin miedo. Paren las redadas y deportaciones, paren las políticas de ‘sanciones primero’ como 287(g) y Comunidades Seguras (Secure Communities), eliminen la privatización del sistema de detención, y descriminalicen el status de trabajadores indocumentados. Otorguen derechos iguales a todos al rectificar la Convención Internacional en la Protección de Trabajadores Migrantes.

****

Mucha gente en la comunidad inmigrante mira con esperanza hacia la Reforma Comprensiva de Inmigración Para La Seguridad y Prosperidad de América (CIR ASAP en inglés), recientemente presentada por el Representativo Luis Gutiérrez (D-IL). La ley sí hace algunos cambios positivos y muy necesarios al sistema de inmigración, incluyendo la suspensión de 287(g) y Operación Streamline y mejoras en el sistema de detención, y la eliminación de todas las barreras relacionadas con el estado indocumentado (aunque barreras de seguridad y barreras de violación federal no pueden ser eliminadas). Sin embargo, falla en cambiar la estructura básica de ‘sanciones primero’ del sistema de inmigración en los Estados Unidos. La ley también queda corta en satisfacer las demandas justas planteadas por el movimiento de las bases de los derechos de inmigrantes, incluyendo un fin a las redadas y deportaciones y la militarización de la frontera, protecciones incrementadas para los trabajadores inmigrantes, y una legalización justa para todos.Abajo hay una lista de preocupaciones planteadas por organizaciones de derechos inmigrantes y líderes a lo largo del país:

1. Seguridad en la Frontera: La propuesta de ley increment militarización en la frontera, garantizando las muertes continuas de miles de trabajadores desesperados en vez de tratar las causas que fomentan la inmigración a lo largo de la frontera de México y los EEUU. A pesar de que 287(g) y la Operación Streamline serán suspendidos, la propuesta de ley incrementa la colaboración entre la policía y agentes de ICE a lo largo de la frontera.

2. En el Sistema de Detención Inmigrante: La propuesta de ley falla en prohibir la privatización del sistema de detención, el cual ha llevado a un número creciente de abusos de derechos humanos en las manos de corporaciones no transparentes y con fines de lucro. A pesar de que algunas mejorías son hechas a las condiciones en centros de detención, los inmigrantes continuarán siendo criminalizados bajo el sistema actual de sanciones.

3. En Actividades de Sanción: Mientras que se proveen unas cuantas protecciones para poblaciones vulnerables detenidos por las redadas, la ley no garantiza un proceso justo para aquellos siendo deportados. Al mismo tiempo, mientras en teoría se suspendería el programa 287(g), o polimigra, la ley no cesa o invierte el proceso por el cual la policía local y estatal está siendo integrada en esfuerzos federales para detener y deportar a trabajadores inmigrantes.

4. Verificación en el empleo: La propuesta requiere el uso del sistema de Verificación de Empleo (E-Verify) por todos los empleadores dentro de tres años. También requiere a los empleadores a despedir a los trabajadores cuyos números de seguro social no concuerdan con la base de datos de la Administración de Seguro Social. Esto resulta en la criminalización de trabajadores inmigrantes y les da a los empleadores otra herramienta para romper uniones y degradar derechos de los trabajadores de manera general.

5. En la Unidad de la Familia: A pesar de que incrementa el número de visas familiares disponibles, y le da al gobierno mayor discreción para no dejar pasar los obstáculos de presencia indebida a la reunificación familiar, la propuesta mantiene en lugar la ley que requiere que los indocumentados se vayan del país por 3-10 años para poder volverse elegibles para legalizar su status. Esta ley, en los libros desde 1996, ha resultado en la separación innecesaria de familias e inmenso sufrimiento.

6. En la Legalización: La ley no otorgará un camino justo y rápido para los millones de inmigrantes indocumentados que merecen una oportunidad de legalizar su status rápida y económicamente. En lugar de eso, la ley crea una nueva visa de status condicional no-inmigrante (CNIS). Aquellas personas con estatus CNIS podrían aplicar para un estatus legal permanente (LPR), pero las Green Cards no serían distribuidas hasta 6 años después de que la propuesta sea establecida (a menos que acumulaciones anteriores de inmigrantes hayan sido absueltas). El camino a la ciudadanía probablemente tomaría muchos años más.

7. En los Trabajos Agricultores: La ley de Gutiérrez incluye la Acta AgJOBS del 2009, la cual proveería visas temporales “tarjeta azul” a trabajadores del campo que han estado viviendo en los Estados Unidos. En el pasado, programas temporales de visa como el infame programa Bracero han estado plagados de abuso, beneficiando a compañías en crecimiento y no a los trabajadores.

8. En Estudiantes: La ley de Gutiérrez también incluye el acta DREAM, la cual tiene el propósito de ofrecer tarifas universitarias del estado a los hijos de inmigrantes indocumentados. Pero condiciona los préstamos de la universidad y becas que esta gente joven necesita en un tipo de ‘servicio a la comunidad’ el cual incluye servicio militar. Esto es inaceptable.

9. En Futuros Flujos de Inmigrantes: La ley crea una Comisión en Inmigración y Mercados de Labor para determinar las futuras cuotas de visas de inmigración temporal legal. Cualquier cambio en las políticas de inmigración y labor serán basadas en los reportes de esa comisión. El establecimiento de esta comisión es el primer paso hacia el establecimiento de un programa expandido de trabajadores temporales.

*****

Los inmigrantes han luchado por justicia por varios años, y en el 2006 les recordaron a nuestros legisladores y políticos lo fuerte e inteligente que son sus voces. Ahora es la hora de conectar con nuestras comunidades en diálogo honesto y continuar manteniendo a nuestros oficiales elegidos responsables por la visión de justicia que viene de las comunidades inmigrantes que forman nuestra nación. ¡Venceremos!

***