Lo que necesitamos es una huelga general para enfrentarnos a Macron y su gobierno

 

¡Macron, estás jodido, todo el mundo está en la calle!

La burguesía pensaba que había encontrado en Macron al candidato ideal para servir a sus intereses y permitirle aumentar los logros que ya ha obtenido desde la crisis de 2009: el número de los multimillonarios no deja de aumentar, mientras las rondas de despidos se multiplican. Por fin ha llegado el momento de la apuesta fallida. El presidente de los ricos concentra en su persona la creciente y multifacética ira social. El descenso de su popularidad ha batido récords en los últimos meses. Ahora tiene dificultad para salir en público, incluso a hurtadillas, sin ser silbado, ya sea en los Campos Elíseos o delante de la prefectura de una pequeña ciudad como Puy-en-Velay. La dimisión de Macron, elegido hace un año y medio, es ahora uno de los lemas más gritados en las manifestaciones.

Desde el verano pasado, como dice el proverbio, el pescado se pudrió primero por la cabeza. Parece que hace mucho tiempo se hizo la foto de grupo de las “cabezas de cartel” con el ganador de las elecciones presidenciales de 2017: Hulot, Collomb, Flessel, etc. El caso Benalla abrió el camino, y luego también los casos Kohler y Nyssen. A un año y medio de su llegada al poder, Macron se ha visto afectado por los síntomas habituales de líderes de gobiernos burgueses volcados los intereses de la patronal: ha sido salpicado por escándalos político-financieros y ha sufrido una reprobación popular. Su desprecio por las clases populares habrá hecho el resto.

Pero Macron sigue siendo sobre todo una marioneta al servicio de los empresarios y banqueros. Si el hilo se rompe, la burguesía encontrará otro pelele u otra combinación de gobierno que continúe implementando su política, que ahora consiste en dar marcha atrás paso a paso a todas las conquistas del mundo del trabajo de las últimas décadas. Por lo tanto, la cuestión no es solo sacar a Macron, sino detener la apisonadora que no deja de avanzar desde hace años y años.

Muchas resistencias, pero ningún plan para hacerlas converger

No está escrito en ninguna parte que la operación de la apisonadora no pueda detenerse. Las constantes sacudidas de nuestro campo social nos dicen lo mejor. La movilización de l@s trabajador@s de los ferrocarriles y de l@s estudiantes, apenas un año después de la elección de Macron, ya lo había demostrado en la última primavera. La multitud de huelgas sectoriales, que se reanudaron aún más a finales del verano, mostraron que, lejos de los discursos resignados, una franja significativa de trabajador@s no está dispuesta y dejarse arrastrar.

Lo que había revelado la movilización de 2016 contra la Ley del Trabajo no se ha detenido. La disponibilidad para el combate se combina ahora con luchas ejemplares en cuanto a su duración, y así como la determinación de quienes las dirigen: los carteros y trabajadores del Correos del departamento Hauts de Seine, en las afueras de Paris, en huelga desde el 26 de marzo, l@s sanitari@s del centro hospitalario de Pinel en Amiens o l@s del hospital de Saint-Etienne-du-Rouvray, que empezaron, para reforzar la correlación de fuerzas, una huelga de hambre, ya que el ministerio los ignoraba. En el sector de la venta al por menor o de los hoteles de lujo, los conflictos se suceden casi continuamente, como en la cadena de lujo Hyatt en París, donde l@s huelguistas, sometidos a la violencia de la patronal y a la represión policial, acaban de ganar.

También en el sector de la educación nacional, docenas de escuelas y centros de enseñanza han hecho por lo menos un día de huelga contra el cierre de una clase, por una clase adicional o mantener en las escuelas al personal que acompaña al alumnado con dificultades. La movilización para la inscripción de estudiantes “sin-facultad” en Nanterre, mostró las posibilidades de las luchas que existen en las universidades contra la selección impuesta por el nuevo sistema de acceso a la universidad, Parcoursup.

Pero si el gobierno ha sido capaz de mantener su ritmo constante de contrarreformas a pesar de su impopularidad es que hasta ahora, ningún bloque ha aparecido a ponerse enfrente para detenerlo. Las centrales sindicales han tomado una decisión clara: evitar el desorden. A medida que pasa el tiempo, hacen más y más pasos significativos que los acercan a la cogestión de la crisis y que los llevan a alejarse de defensa los intereses de l@s trabajador@s y los jóvenes. Todas, con un nivel de responsabilidad diferente, colaboran en la misma lógica que niega el nivel de conflictividad, ya sea promoviendo activamente una estrategia por la dispersión de las luchas, ya sea rechazando dar una perspectiva a las luchas en curso.

Las cifras de participación en las manifestaciones del 9 de octubre mostraron que, a pesar de la “desorganización organizada”, existe una repuesta de l@s asalariad@s, jóvenes y jubilad@s. Mal preparadas, sin ninguna perspectiva – ni siquiera remota – de algún tipo, con llamadas que los alentaban a pasar su turno en espera de cosas “más serias” como la futura batalla sobre las pensiones, este día, sin embargo, estuvoa lejos de ser ridículo, lo que no debe atribuirse a sus organizadores oficiales. En realidad, para much@s trabajador@s y militantes, ese día parecía ser la única oportunidad, en muchos meses y quizás hasta el año 2019, para encontrarnos tod@s junt@s en la calle a nivel nacional.

Una vez más, se abre una brecha para la convergencia de las luchas

Finalmente, la aparición del movimiento de los “chalecos amarillos” ha decidido otra cosa…. ¡Discutimos de nuevo, a principios de diciembre, la posibilidad de una huelga general! El giro no debería sorprendernos, si pensamos que efectivamente estamos desde varios años en un extenso ciclo de movilizaciones de nuestra clase social, con sus altibajos pero con una constante: la actualidad de la hipótesis estratégica de la huelga general y de la confrontación con el estado burgués.

Pero en cada paso, nos enfrentamos a parámetros diferentes….La cabezas de las manifestaciones contra la Ley del Trabajo, y el movimiento “Nuit debout”, fueron en su momento “novedades”. El movimiento de los “chalecos amarillos” nos invita inevitablemente a discutir sobre nuestra intervención a la luz de esta “novedad”…Como resultado de ello, matices, incluso desacuerdos importantes, han surgido en nuestra organización y en general en la extrema izquierda.

No podemos analizar el movimiento de los “chalecos amarillos” como si se tratara de un sindicato: es un movimiento con un liderazgo malo, pero que a través de nuestra participación podría ser enderezado. No es coincidencia que quienes afirmaban que la situación estaba “sin vapor” fueron los más rápidos en correr tras los “chalecos amarillos”… En lugar de preguntarnos si ir o no a las manifestaciones de los “chalecos amarillos”, hagámonos esta pregunta en su lugar: ¿cómo la movilización de nuestra clase social, especialmente los sectores organizados y más combativos, podrían influir en los sectores atraídos por los “chalecos amarillos”? Es mediante la agrupación de sus fuerzas y planteando la cuestión del bloqueo de la economía por la huelga, como el movimiento obrero podrá demostrar su superioridad como fuerza social en relación con la movilización de los “chalecos amarillos”.

Concebimos las huelgas no sólo como un bloqueo de la economía, sino también como una oportunidad para que las y los trabajadores controlen su propia movilización. Y es esta movilización -independiente- de la clase obrera, lo que permitiría aclarar las reivindicaciones, y expulsar a los elementos reaccionarios que intentan desviar la ira social. Sin la movilización independiente de nuestra clase, no seremos capaces de representar una fuerza social suficiente para atraer todos los elementos oprimidos, asfixiados y oprimidos de la sociedad.

Cuestionamos la idea de que podríamos cambiar este estado desde dentro de los “chalecos amarillos”, interviniendo al lado de los enemigos y de una clase extraña a la nuestra. Esta política se basa en el deseo de obtener la dirección de los “chalecos amarillos”, y nosotros consideremos esto un error. Vamos a tener que enfrentarnos al movimiento de los “chalecos amarillos”, pero no como individuos o grupos de individuos, incluso con el mejor panfleto del mundo: esto debe hacerse como una fuerza social, que asuma la necesidad de organizarse para defender sus intereses, los de trabajador@s y jóvenes, y que se niega a esconder su bandera de clase.

Por eso afirmamos que no habrá atajos, que debemos intervenir en nuestros lugares de trabajo y de estudio, en nuestros barrios, y tratar de llevar estos espacios a la huelga, poniendo el acento en demandas que, sin ser contradictorias con las de los “chalecos amarillos”, son para nosotr@s la expresión de esta ira: aumento de salarios y pensiones, prohibición de contratos precarios, aumentos de impuestos para total en lugar de para l@s emplead@s. Esto implica el intento de bloquear sectores clave de la economía. No es encasquetándonos chalecos amarillos con lo que ganaremos credibilidad a los ojos de l@s trabajador@s empobrecid@s , sino haciendo la demostración, con nuestras herramientas de clase, de nuestra capacidad para enfrentarnos al estado y al gobierno.

Por último, debemos seguir reagrupando a l@s que, en el mundo del trabajo y la juventud, están dispuestos a defender esta política. Debemos agrupar, agrupar y volver a agrupar a los sectores combatientes y a los activistas: ¿cómo podríamos influir en “chalecos amarillos”, que están mucho más lejos de nosotr@s, si no somos capaces de movilizarnos nosotr@s mism@s y a nuestra clase ?

Mientras escribimos estas líneas…..

Políticos de todos los bandos están tratando de maniobrar. Mélenchon llama a la oposición a unirse para presentar una moción de censura… Marine Le Pen, por su parte, pide la disolución de la Asamblea nacional…. ¡Como si, durante todos estos años, no hubiésemos entendido que nunca hay nada de esperar de las instituciones del estado burgués!

La juventud, en cambio, lo entendió. Desde el viernes 30 de noviembre, ha estado bloqueando los institutos en todas partes de Francia contra la selección en el acceso à la universidad (Parcoursup), contra la reforma de las secundaria, contra el presente y el futuro de mierda que se le impone. A cambio, está sujeta a una represión sin precedentes. Es cada vez más urgente una huelga de toda la educación nacional. No es posible dejar que estudiantes de secundaria defiendan sol@s las demandas de todo un sector y, por lo tanto, sufren la violencia estatal sol@s.

En efecto, desde el clima de revuelta que se ha expresado durante tres semanas a través de los “chalecos amarillos », si l@s asalariad@s y los sectores de la juventud comienzan a moverse, nuestro deber es el de alentarlos una y otra vez, pero también proponer marcos para reagrupar y la acción que, lejos de limitarse a ocupar las rotondas o a los Campos Elíseos, paraliza el poder de los capitalistas y empresarios, pequeños o grandes.

Nuestra responsabilidad es inmensa. El martes 4 de diciembre 350 personas se reunieron en París en la sede de la Bolsa de Trabajo de Paris en torno a esta idea: poner la huelga general en el orden del día y discutir las acciones de bloqueo de la economía. Eso es lo que debemos generalizar.